Alcudia y Puerto Alcudia

  • Casco antiguo de Alcudia
  • Puerto Alcudia

Hoy en día el pueblo de Alcudia, que está  a unos 3km de su Puerto, es uno de los más bellos de la isla, y con un amplio abanico de posibilidades para todo el mundo. Fueron los Fenicios y los Griegos los primeros en asentarse en este lugar, seguidos por los Romanos en el siglo segundo, que hizo de Alcudia la capital de la isla. Muchos de los restos hallados aquí datan del 1300 A.C, que incluyen viejas casas, ventanas, iglesias, las puertas de Xara y de Palma, la antigua ciudad de Pollentia y el escudo de Armas. La entrada al pueblo es a través de dos portales (puertas) localizadas en las impresionantes murallas que lo rodean. El pueblo de Alcudia (Mallorca) convive junto a las antiguas fortificaciones moras de siglos pasados. Las puertas no son romanas, pero quedan restos de la antigua ciudad romana, justo fuera de las murallas, llamada Pollentia. También existe un pequeño anfiteatro romano, el más pequeño de España.  En la zona norte de la muralla se encuentra la plaza de toros, aunque la mayor parte de las luchas que en ella se organizan son simulacros. Más allá del Norte y el Oeste  hay un sinfín de cuevas ideales para el baño y el buceo.

Su centro histórico a modo de recinto amurallado repleto de cafés con acogedores rincones y terrazas, restaurantes con la más exquisita gastronomía mediterránea, museos reflejos de su historia, callejuelas y plazas de interesante arquitectura y un vasto etc. Los mercados de los Martes y los Domingos donde podrá encontrar los productos autóctonos más frescos.

Naturaleza allá donde dirija la mirada,  puestas de sol incomparables, montañas, rebosantes de bosques, valles y colinas para satisfacer a los amantes del senderismo, la escalada y el vuelo sin motor.

Alcudia es, en definitiva, el destino perfecto, con una gran versatilidad en su oferta, a fin de brindarles la posibilidad de llevar un estilo de vida completo. A unos 45 km de la ciudad de Palma. Un lugar mágico, repleto de cultura, historia, diversión, amabilidad de sus gentes, con un amplio abanico de paisajes y posibilidades que, con seguridad, le enamorarán.

El Puerto de Alcudia en el noroeste de Mallorca es de sobra conocido por sus interminables playas de arena blanca, salpicadas de pinos, sus tranquilas aguas y su carácter cosmopolita. Su playa es una de las más largas de Europa, 8,5km de amplia playa de fina arena y aguas poco profundas, que recorre toda la bahía, quedando protegida por su forma natural de herradura. Es un área absolutamente protegida en todos los sentidos. El puerto deportivo ofrece fantásticos servicios y facilidades para practicar cualquier tipo de  deporte: vela, windsurf, esquí náutico, buceo, piragüismo, pádel, alquiler de barcos y yates y un largo etcétera.

El fabuloso campo de golf de 18 hoyos en Alcanada, está a cinco minutos en coche del Puerto y ofrece todas las facilidades para el golf, realmente es un gran campo de golf con un excelente restaurante.

Otros deportes a considerar son: ciclismo, equitación y  tenis. Para los deportistas más entrenados, no hay que dejar pasar la ocasión de participar en mayo del tercer triatlón del Iron Man que se celebra en el Puerto.

El puerto deportivo es visitado por una amplia variedad de embarcaciones, de todas las partes del mundo y por su tripulación, desde fantásticos yates a exuberantes veleros, pero sobre todo lo que se pueden ver son los “Llauts”, simbólicos en la isla, ya sea para pescar o como embarcación de recreo, son muy codiciados por los locales, algunos de ellos pueden tener hasta cien años de vida.

Las zonas más alejadas  de la costa  del Puerto son una serie de lagos y canales y una amplia área protegida de pantanos que conforman el parque natural de la “Albufera”, paraíso para los ornitólogos, con cientos de especies variadas de flora y fauna. La zona montañosa de alrededor es ideal para practicar el senderismo, pasear, ir de picnic con la familia, pasear a caballo o en bicicleta. Para los amantes del Parapente el mejor sitio es el “Puig de Sant Martí”

Cae la noche en los meses calurosos de verano y el Puerto de Alcudia se viste a lo largo de todo el Paseo Marítimo para la ocasión. Hay un mercadillo de noche con artistas y músicos callejeros, restaurantes de todo tipo y para todos  los paladares, con fabulosas y amplias terrazas en el paseo, pequeños “pubs” y bares, discotecas para jóvenes y adultos, ferias y celebraciones tradicionales. Todo el mundo encontrará algo a su gusto.

Venga y disfrute de las hermosas noches de verano y de la refrescante brisa del mar.